Autoritarismo del siglo XXI

📷 Chris Barbalis

EUGENIO G. MARTÍNEZ

La mayor derrota electoral de la Revolución bolivariana desde que llegó al poder en 1998 se remite a las elecciones parlamentarias celebradas el 6 de diciembre de 2015. Los 18 partidos de oposición que integraban a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y se presentaron a los comicios parlamentarios en alianza perfecta en todas las circunscripciones del país no solo obtuvieron la mayor cantidad de votos en dos décadas, sino que capitalizaron un hecho inédito, incluso para el chavismo, en la historia parlamentaria del país, al controlar las dos terceras partes de la Asamblea Nacional. Ninguna fuerza política había logrado ese nivel de control del Parlamento en el pasado.

No obstante, ese día también ocurrió un quiebre en la dinámica política de Venezuela. La principal carta de legitimidad internacional del chavismo había perdido eficacia. Ese día en Venezuela se comenzó a transitar desde un sistema de autoritarismo competitivo hacía un régimen autoritario hegemónico con rasgos totalitarios.

giulio-magnifico-78819-unsplash
📷 Giulio Mafnifico

Dos años y nueve meses después de ese histórico triunfo la Asamblea Nacional no es reconocida por el resto de los poderes públicos del país. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha declarado al Parlamento en desacato y ha asumido las funciones de control político, y las funciones legislativas del Parlamento han sido tomadas por la Asamblea Nacional Constituyente electa en julio de 2017.

De las 112 diputados opositores electos en 2015, uno permanece detenido por la policía política del gobierno de Nicolás Maduro y otro se encuentra refugiado en calidad de huésped en la residencia del embajador de Chile en Venezuela. Otros nueve diputados electos en 2015, entre los que se encuentra Julio Borges, presidente del Parlamento durante el periodo 2016-2017, se encuentran fuera del país a causa de distintas amenazas de posibles detenciones a su regreso.

En el caso de los 18 partidos políticos que lograron la victoria parlamentaria de 2015, solo uno mantiene sus siglas y es reconocido como organización política por las distintas instancias del Estado venezolano. El resto han sido ilegalizados a consecuencia de distintas decisiones tomadas por el TSJ, el Consejo Nacional Electoral (CNE) y la Asamblea Nacional Constituyente.

En medio de este contexto se desarrollaron las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018.

markus-spiske-772329-unsplash
📷 Markus Spiske

Para este proceso estaban convocados a votar 20.526.978 de electores. Según los resultados anunciados por el CNE en su primer boletín oficial, Maduro capitalizó 5.823.728 votos, mientras que su principal adversario, el ex gobernador del estado Lara, Henri Falcón, obtuvo 1.820.552 votos. En este evento el pastor evangélico Javier Bertucci capitalizó 925.042 sufragios.

La reelección de Maduro para el periodo constitucional del 10 de enero de 2019-2025 se produjo en el evento electoral con la abstención más alta en la historia electoral venezolana.

No obstante, desde la narrativa de la Revolución bolivariana, el triunfo de Maduro debe leerse como la victoria más amplia (porcentualmente hablando) de un presidente en la historia de Venezuela.

Según Luis Vicente León, director de la empresa especializada en opinión pública Datanálisis, la pregunta más común que reciben los analistas en Venezuela es: «¿cómo es posible que el gobierno gane elecciones recientes, en el medio de una situación de crisis dramática que afecta negativamente la vida de la población?». Para León es relevante precisar que los últimos triunfos electorales del gobierno revolucionario de Venezuela «no tienen nada que ver con su nivel de soporte popular. Las encuestas han mostrado recurrentemente que la aprobación de gestión de Nicolás Maduro se encuentra estancada alrededor del 20 % y la disposición a votar por él o por los representantes de su movimiento político es claramente minoritaria. Con este mapa de preferencias, en una situación normal, el chavismo madurista perdería cualquier elección a la que se presentara. Pero, obviamente, esta no es una situación normal».

En este sentido, es importante recordar que los procesos electorales en Venezuela a partir del año 2017 difícilmente reflejen adecuadamente las preferencias de los electores porque la mayoría de los ciudadanos no pueden escoger libremente a sus representantes a causa de las alteraciones producidas desde el poder.

micah-williams-436268-unsplash
📷 Micah Williams

Según León, la condición no competitiva de los procesos electorales venezolanos se puede ejemplificar de la siguiente manera:

Los dos líderes tradicionales más populares de la oposición han sido sacados deliberadamente del juego político por la Revolución. Leopoldo López es hoy un preso político, sin posibilidad de participar en procesos electorales, y Henrique Capriles Radonski está inhabilitado por una decisión ejecutiva de la Contraloría General, sin que exista en el país independencia de poderes. El coordinador del partido más grande del país, Primero Justicia, expresidente de la Asamblea Nacional, está exiliado, huyendo de una amenaza oficial de prisión. Los tres partidos más importantes en términos de votos en procesos electorales históricos —Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática— están inhabilitados de participar en la próxima contienda electoral. Los líderes opositores jóvenes, que destacan en la arena política como alternativa de poder, son perseguidos, amenazados o apresados, como es el caso de José Manuel Olivares (obligado a exiliarse por amenazas a su familia) o Juan Requesens, preso y acusado de magnicidio.

DETERIORO ELECTORAL PROGRESIVO

Los procesos electorales celebrados en el año 2017 en Venezuela, junto con el evento presidencial del 20 de mayo, generaron las críticas de la mayoría de las organizaciones dedicadas al monitoreo electoral en el país.

Según el análisis del Observatorio Electoral Venezolano (OEV),

[…] el voto en Venezuela ha perdido legitimidad porque el sistema electoral es hoy percibido por muchos como poco transparente y administrado por instituciones que no son imparciales. Es un deterioro que no se ha interrumpido, sino que, por el contrario, tiende a agravarse por los propósitos y funciones que se ha abrogado la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) espuriamente electa en julio del pasado año. Violando expresas disposiciones constitucionales esa institución ha actuado en los procesos electorales recientes adoptando medidas que menoscaban derechos políticos y electorales de los venezolanos.

mike-szczepanski-526430-unsplash
Mike Szczepanski

La fecha de los comicios fue otro tema de debate previo al 20 de mayo. Aunque taxativamente las leyes venezolanas no establecen el momento en que debe convocarse la elección presidencial, la tradición electoral sugiere que estos procesos se realizan pocas semanas antes del inicio del próximo periodo presidencial. Según la actual Constitución, el periodo presidencial debe comenzar el 10 de enero del año 2019. Realizar un proceso con casi ocho meses de antelación afectó no solo la dinámica política, sino las condiciones técnicas del proceso. Según el Observatorio Electoral Venezolano,

[…] al evaluar los plazos del primer cronograma electoral, se evidencia la eliminación de actividades relacionadas al catastro, simulacro electoral, uso de la tinta indeleble, observación nacional y acompañamiento internacional e, incluso, dejó por fuera las postulaciones de candidatos por grupos de electores o iniciativa propia. Aunado a esto, el organismo recortó drásticamente los lapsos para la presentación de candidaturas, la organización del Registro Electoral, la campaña electoral y el ensamblaje de material.

Sobre el evento del 20 de mayo, las organizaciones de monitoreo electoral del país acumularon suficientes evidencias para señalar que se trató de un evento en que «los derechos políticos de los venezolanos, como electores y como elegibles, han sido drásticamente limitados» por las reglas del juego impuestas por el árbitro electoral:

• se inhabilitaron candidatos;
• se ilegalizaron importantes partidos políticos, que tenían amplia participación en la Asamblea Nacional;
• se limitó la actualización e inscripción en el Registro Electoral de los residentes en Venezuela y fue aun más dramático el caso de los venezolanos residentes en el exterior;
• se aceptaron candidatos por cuenta propia y por grupos de electores a la elección presidencial para los cuales luce prácticamente imposible que hayan cumplido con los requisitos legales para participar como elegibles del proceso electoral.

cristina-gottardi-192989-unsplash
📷 Cristina Gottardi

En esta, como otras ocasiones, actores opositores compitieron contra la estructura del Estado.

Por otra parte, un elemento clave de los procesos electorales en Venezuela, como lo es el sistema automatizado de votación, perdió toda la confiabilidad que se había construido en los últimos 14 años. Esa necesaria confianza —advierte el OEV en su informe sobre el proceso del 20 de mayo— sufrió un duro golpe con la denuncia hecha por la empresa Smartmatic, encargada —desde 2004 y hasta ese momento— de suministrar la plataforma para automatizar el sufragio en Venezuela. Aseguró esa empresa que el CNE habría agregado al menos un millón de votos al total de participación registrado en la elección constituyente y que, por primera vez en 13 años, no podía avalar los resultados oficiales: «Lo que nosotros podemos asegurar, sin ninguna duda, es que las (cifras) oficiales y las que arrojó el sistema no concuerdan. […] La data fue manipulada». La denuncia de Smartmatic no fue formalmente investigada, ni el CNE esclareció los hechos.

Todo estos elementos arrojan dudas sobre la confiabilidad de los resultados.

La consecuencia negativa más grave de este proceso sería la desvalorización en el pueblo venezolano del voto como vía democrática para resolver nuestras diferencias y enfrentar la crisis política económica y social que vive el país.

EL TEMOR ES LA CLAVE DE CAMPAÑA OFICIAL

Lograr el registro y control de todos los ciudadanos es un viejo anhelo de la Revolución bolivariana. Después de una década de proyectos inconclusos, el colapso económico que sufre el país permitió la consolidación de este objetivo. Bajo la figura del llamado carnet de la patria y del sistema de registro para obtener subsidios económicos dispuestos en el portal ‹www.patria.org.ve›, el gobierno de Maduro no solo encontró los instrumentos ideales de control social, sino que a su vez ha diseñado toda su estructura electoral sobre la base de estos elementos.

parsa_vexon-727197-unsplash
📷 Parsa Vexon

Los resultados de los comicios celebrados en el año 2017 y del proceso presidencial sobrevenido el 20 de mayo de 2018 no pueden analizarse sin tomar en consideración el impacto del carnet de la patria. Maduro anunció la creación de este el 29 de diciembre del 2016. En aquel momento el jefe del Estado lo describió como un documento para monitorear el funcionamiento de los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP). Estos comités se encargan de entregar bolsas y cajas de comida subsidiada a los venezolanos.

Sin embargo, el carnet se ha convertido, paulatinamente, no solo en un documento de identificación para votar en zonas específicas del país, sino en un requisito indispensable para recibir bonos mensuales que el gobierno de Maduro deposita a los ciudadanos que se registran en el sistema ‹patria.org.ve›, además de ser necesario para realizar trámites ante la Administración pública.

El 8 de junio de 2017 Maduro iniciaba formalmente el uso electoral del carnet de la patria, previo a la votación para escoger a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente. «Seguramente en la puerta de los centros de votación va a haber un equipo para chequear el carnet de la patria, porque yo quiero que me chequeen con mi código QR que sí voté. ¿Qué les parece la idea? ¡Aprobada!», explicó el jefe del Estado en un acto con militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

james-sutton-187816-unsplash
📷 James Sutton

Para la elección de alcaldes que se celebró en diciembre de 2017, el gobierno perfeccionó el uso del carnet de la patria. Una semana antes del proceso el ministro de Comunicación e Información Jorge Rodríguez (que se desempeñó como integrante del Consejo Nacional Electoral entre los años 2003 y 2006) explicó: «El presidente Nicolás Maduro está evaluando los mecanismos para premiar a aquellas personas que junto al carnet de la patria hayan ejercido su derecho al sufragio».

La idea se llevó a un siguiente nivel para los comicios presidenciales. El 28 de abril de 2018, en un acto de campaña por la reelección, invitó a los carnetizados a votar, argumentando: «Esto es dando y dando». En el acto Maduro explicó: «Todo el que tenga carnet de la patria tiene que votar, esto es dando y dando. Estoy pensando en darle un premio al pueblo de Venezuela que salga a votar ese día, con el carnet de la patria».

Un posterior fallo de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia desestimó la impugnación a los resultados del 20 de mayo por presunta compra de votos a través del carnet de la patria. Según el argumento del máximo tribunal, ofrecer recompensas económicas a través del carnet de la patria es una estrategia para promover la participación electoral que no viola las leyes electorales del país.

jason-blackeye-198848-unsplash
📷 Jason Blackeye

VOTAR EN CONTRA DE MADURO O SEGUIR RECIBIENDO COMIDA SUBSIDIADA

Según el director de Datanálisis, Luis Vicente León,

[…] en el medio de una pérdida significativa de ingresos reales de la población, producto de la crisis, y de un problema severo de escasez de bienes esenciales, el Gobierno ha desarrollado una estrategia efectiva de reparto populista a través de los clap que se ha convertido en un medio fundamental de subsistencia de una parte importante de la población venezolana.

Según León, en las encuestas Datanálisis del mes de julio de 2018 se muestra que 73 % de la población ha recibido una caja o bolsa de comida de este programa y 60 % lo hace con regularidad mensual:

Es una política social de alta penetración, considerando que los salarios no son suficientes para cubrir la canasta básica de una familia de estrato bajo, en la que se ubica el 80 % de la población, la obtención de ese subsidio se ha convertido en una necesidad fundamental de subsistencia para las grandes mayorías. Esa entrega está supeditada a una decisión estratégica de los representantes chavistas en las comunidades, lo cual lo convierte en un mecanismo de control social y generador de miedo.

Por otra parte, según el estudio sobre percepciones ciudadanas del clima preelectoral, coordinado por el Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello, al menos la mitad de los venezolanos decían tener dudas sobre las consecuencias de su voto para el proceso del 20 de mayo.

milkovi-344432-unsplash
📷 Milkovi

Ante la pregunta «¿Vale la pena arriesgarse y votar en contra del Gobierno o asegurar los beneficios votando por este?», un 26 % indicaron que era mejor asegurar los beneficios, mientras que 22 % declinaron responder.

En el estudio también se concluía que 34 % de los venezolanos creían que a través del carnet de la patria se podría saber por quién votaron y un número similar decían estar convencidos de que si votaba por la oposición pudiesen perder los beneficios que reciben del Gobierno.

Adicionalmente, los datos de More Consulting sugieren que siete de cada diez venezolanos admiten tener el carnet de la patria. De este universo, cuatro millones de ciudadanos aseguran que dependen exclusivamente de las cajas y bolsas CLAP (planes sociales del gobierno de Maduro) para comer en sus hogares y reconocen que usaron el carnet de la patria para identificarse y votar en los pasados comicios.

Según los datos de More Consulting, estos cuatro millones de personas están convencidas de que Maduro puede saber (a través del carnet de la patria y el registro en ‹patria.org.ve›) si votaron en su contra.

pawel-czerwinski-773353-unsplash
📷 Pawel Czerwinski

Otro estudio de la firma More Consulting reveló que 66,9 % de los venezolanos admiten tener el carnet de la patria. Incluso, si solo se considera la opinión de quienes se dicen opositores, 44 % admiten haber tramitado el carnet, mientras 69 % reconocen estar inscritos en el sistema ‹patria.org.ve›.

¿Qué motiva a los venezolanos a tramitar el carnet de la patria? Según los datos de More Consulting, un 26 % aseguran que el principal incentivo es poder tener acceso a beneficios como bonos, pensiones o medicamentos.

No obstante, un 12,4 % aseguran que tienen el carnet de la patria para poder tramitar documentos públicos (pasaporte, etc.), mientras que un 7 % se limitan a decir que es una petición del presidente Maduro.

Para el consultor político venezolano Orlando Goncalvez la estrategia que se observa en el país corresponde a «un plan detallado, estudiado, probado, que siguen y seguirán ejecutando para domesticar, someter y controlar a la población». Desde su perspectiva,

[…] la cúspide de todo este plan es el carnet de la patria. Un sistema de identificación mediante el cual, las personas recibirán las dádivas que el régimen tenga a bien otorgarle. Quien no se haya inscrito en este sistema sencillamente estará fuera del sistema y por lo tanto no recibirá los supuestos beneficios que el régimen otorga.

oliver-ulerich-1098851-unsplash
📷 Oliver Ulerich

Además, insiste en que, desde la perspectiva comunicacional,

[…] la estrategia siempre ha sido la misma y les ha permitido tener éxito en su propósito de mantener el control del Estado. […] La estrategia plantea que siempre hay un enemigo, en este caso, es el imperio [los Estados Unidos], la oposición apátrida, los paramilitares y la oligarquía colombiana, en cabeza del expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez. Todos estos «enemigos» de la patria son los causantes de la supuesta «guerra económica» y, por consecuencia, de todos los males que sufre el país. Esta línea discursiva ha estado presente desde hace dos décadas.

LAS CADENAS PRESIDENCIALES: UNA SOLA NARRATIVA

El 2 de febrero de 1999 comenzó una nueva forma de hacer política en Venezuela. El primer día en el poder de Hugo Chávez definió lo que sería la estrategia comunicacional de la Revolución bolivariana por los próximos 19 años. Ese día se realizaron cuatro transmisiones obligatorias de radio y televisión que totalizaron ocho horas y 14 minutos en el horario matutino, vespertino y nocturno. Ningún otro presidente en la historia democrática del país había realizado tantas trasmisiones oficiales obligatorias en un solo día, ni siquiera durante los dos intentos de golpe de Estado ocurridos en 1992.

Estas transmisiones obligatorias, llamadas popularmente cadenas en Venezuela, se han convertido en uno de los principales elementos de campaña de la Revolución. Primero Chávez y después Nicolás Maduro las convirtieron en potentes mecanismos de marketing político.

El investigador de la comunicación Andrés Cañizález sostiene que desde que Chávez llegó al poder «se implementó un nuevo esquema comunicacional desde el Gobierno y, lo que era una práctica reducida al mínimo, devino en expresión rutinaria en la vida de los venezolanos del siglo XXI».

masaaki-komori-580425-unsplash
📷 Masaaki Komori

Cañizález sostiene que la formulación de políticas públicas a través de las cadenas presidenciales se debe a un exacerbado culto a la personalidad del líder, pero también a un intento de disminuir progresivamente la pluralidad democrática.

La línea marcada por Chávez ha sido mantenida y potenciada por Nicolás Maduro. Desde que fue electo presidente de la República, en abril de 2013, hasta julio de 2018 Maduro ha encadenado a los medios audiovisuales venezolanos por 973 horas. Adicionalmente ha aparecido durante 1681 horas en transmisiones realizadas por Venezolana de Televisión (vtv).

Si las transmisiones obligatorias de radio y televisión se hubiesen realizado ininterrumpidamente desde que Maduro llegó, el jefe del Estado venezolano hubiera obligado a los venezolanos a verlo y escucharlo todas las horas de 40 días seguidos.

Solo durante los primeros meses de 2018 Maduro realizó 100 transmisiones obligatorias de radio y televisión.

Aunque Maduro mantuvo la tendencia a «encadenar» al país en sus dos primeros años de mandato, a partir de la derrota electoral de 2015 potenció el uso de las transmisiones oficiales. En 2016 Maduro estuvo, en promedio, 29 minutos diarios en cadenas y en 2017 el promedio se elevó a 41 minutos diarios. En 2016 Maduro obligó a los venezolanos a verlo o escucharlo por 180 horas, mientras el promedio subió hasta 250 horas el año pasado.

chris-barbalis-599545-unsplash
📷 Chris Barbalis

Seguidor de la estrategia diseñada por Hugo Chávez, Maduro suele incrementar sus transmisiones oficiales cuando se generan situaciones de conflictividad en las calles. No obstante, en época de campaña electoral, especialmente por la visita de acompañantes internacionales, suele reducir la cantidad de sus transmisiones oficiales, argumentando que es respetuoso de la normativa electoral que impide usar recursos públicos para promover alguna parcialidad política. No obstante, la reducción de las cadenas es sustituida por el uso constante del sistema de medios públicos del país para transmitir los actos de campaña del partido oficial.

En el caso de la última campaña, para la elección presidencial del 20 de mayo Maduro apenas realizó diez cadenas, que sumaron ocho horas y siete minutos de transmisiones obligatorias de radio y televisión.

Todas estas transmisiones oficiales se utilizaron para explicar a los ciudadanos los beneficios del sistema ideado en torno al carnet de la patria y la sugerencia de votar por su reelección a cambio de recibir beneficios económicos.

Según un estudio de la firma Delphos, cuando inicia una transmisión oficial de radio y televisión, 17,6 % de los ciudadanos que en ese momento ven televisión en señal abierta o escuchan alguna frecuencia de radio, dicen que apagan el televisor o la radio, mientras 24,5 % sostienen que intenta escapar de la cadena sintonizando algún canal extranjero a través de los servicios de televisión por cable que aún funcionan en el país.

chepe-nicoli-1092302-unsplash
📷 Chepe Nicoli

Este dato debe analizarse en el contexto que desde que Maduro asumió el poder se han sacado del aire, por distintas medidas administrativas, al menos 54 medios nacionales e internacionales. Según el monitoreo realizado por el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys), seis medios informativos extranjeros han sido prohibidos en el país por el régimen de Maduro.

En algunos casos, la salida de los canales internacionales de la oferta de programación de los servicios de televisión por cable y satelital se genera en espacios específicos. Uno de los ejemplos más recientes es la decisión de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) de ordenar a las empresas de televisión por cable y satelital retirar temporalmente de su oferta de programación el canal Deutsche Welle mientras trasmitía el documental titulado Venezuela, la huida de un Estado fallido.

Aunque la señal de Deutsche Welle retornó al culminar la transmisión de este especial, otras señales internacionales permanecen censuradas en el país. Este es el caso de CNN, Todo Noticias (Argentina) y Caracol TV, RCN y El Tiempo (Colombia).

A esta prohibición se le une el cierre de al menos 47 emisoras de radio nacionales y el bloqueo de los principales medios digitales del país. Según el referido estudio de Delphos, cuando Maduro inicia una transmisión oficial, 17 % de los venezolanos que usaban la televisión o la radio aseguran que intentan refugiarse en internet y en las redes sociales.

Sin embargo, cada vez es más complicado encontrar fuentes de información diferentes a las difundidas por el sistema nacional de medios públicos. En lo que va del año, con especial énfasis en el periodo de campaña electoral, el Gobierno venezolano ha bloqueado selectivamente el acceso a los portales El Pitazo, Runrunes, Armado.Info, Vivo-Play y Crónica Uno.

lynn-hewitt-1165355-unsplash
📷 Lynn Hewitt

No solo la censura a portales informativos dificulta que los venezolanos se refugien en internet. De acuerdo con un informe publicado en 2016 por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la velocidad de acceso en Venezuela es de apenas 1,9 Mbps (megabytes por segundo), por debajo del promedio de la región (4,7 Mbps).

Para Cañizález estos datos reflejan el nuevo norte de las transmisiones oficiales y alerta que una cuarta parte de los venezolanos ven en su totalidad las transmisiones de radio y televisión de Maduro en cadena nacional. Para esos venezolanos —afirma  Cañizález— la narrativ oficial podría ser casi su única narrativa. Además advierte que 30 % de la población venezolana «no accede ni a la televisión por suscripción ni a internet», y argumenta que por esta razón allí está el público al cual se dirige el mensaje gubernamental: el voto duro y leal del chavismo. Ese sector no tiene mensajes de contraste ante lo que le cuenta y le explica el presidente Maduro.

EL CENTRO DEL DEBATE POLÍTICO ESTÁ EN LAS REDES SOCIALES

Según un estudio del Observatorio de Información y Propaganda en Latinoamérica, durante el periodo de campaña del último proceso presidencial en Venezuela el gobierno de Maduro «colocó obstáculos a la diversidad de expresiones en línea y realizó interferencias indebidas con la oposición política y la organización en línea de la sociedad civil». En el estudio (centrado en la red Twitter) se analizan las tres principales estrategias empleadas por el gobierno de Venezuela:

• articulación de cuentas oficiales y cuentas automatizadas para alcanzar los trending topics (TT) diariamente;
• promoción de hatshtag de distracción a través de la articulación de cuentas cyborgs y cuentas bots, con uso de mensajes emotivos, escandalosos, desinformativos, ofensivos y falsos;
•secuestro de etiquetas de la oposición para desvirtuar sus discursos e interferir en sus flujos de conversación.

rob-king-1220777-unsplash
📷 Rob King

En el estudio se indica que «el despliegue combinado de las tres estrategias identificadas configura una violación sistemática del derecho a participar en los asuntos públicos de los usuarios de Internet venezolanos».

Al valorar la actuación del régimen venezolano durante la última etapa de campaña electoral, se recuerda que «la desinformación patrocinada por el Gobierno y la propaganda automatizada, así como el acoso cibernético y la criminalización del discurso en línea, han sido fenómenos presentes en la configuración del entorno político venezolano desde 2009».

De hecho, recuerdan que, desde la perspectiva de la comunicación política digital, el gobierno de Venezuela «fue pionero en el uso de bots para acosar a oponentes con ataques verbales (2009) y en crear tendencias de opinión en Twitter (2010)». La estrategia digital continuó con la usurpación de «cuentas de oponentes políticos en 2011 y 2012, cuando activistas del chavismo reivindicaron públicamente acciones patrióticas de hacking». A partir de 2014, las tácticas se enfocaron «en campañas de desinformación y falsificación de noticias».

La hegemonía comunicacional impuesta por el chavismo provoca que los ciudadanos se refugien en los canales digitales para intentar informarse sobre los asuntos políticos, especialmente en época de campaña electoral, por lo que para lograr objetivos políticos es vital incidir en la información que circula en línea.

Por esta razón, desde el Observatorio afirman que:

chris-barbalis-628840-unsplash
📷 Chris Barbalis

[…] la votación para el 20 de mayo ocurrió en un contexto en el cual los principales partidos políticos de la oposición estaban inhabilitados para participar en las elecciones, con un número considerable de líderes políticos en el exilio, presos o legalmente incapaces de postularse. Estas elecciones ofrecieron una rara oportunidad de documentar sistemáticamente los desórdenes de información promovidos por un gobierno autoritario.

Se describe que «entre el 1.º y el 20 de mayo (el día de las elecciones), la primera estrategia del Gobierno fue llegar a trending topics todos los días para monopolizar la agenda de Twitter». Para lograr esta meta el gobierno de Maduro promovió 33 hashtags de campaña, utilizando 4957 cuentas oficiales, a pesar de que la legislación venezolana prohíbe la participación de agencias estatales y gubernamentales en campañas electorales.

Destacan los investigadores del Observatorio de Información y Propaganda de Latinoamerica que la campaña en Twitter

[…] para la reelección del presidente Maduro fue coordinada por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información @Mippcivzla. Como parte de la propaganda gubernamental, se realizaron esfuerzos coordinados para llegar a los trending topics a diario. Todas las noches, la etiqueta del gobierno que se debe convertir en TT al día siguiente se anuncia a través de la cuenta oficial @Mippcivzla, así como a través de canales de Telegram en los cuales los funcionarios del Gobierno deben suscribirse obligatoriamente. En la promoción de las etiquetas de la campaña se incorporaron más de 63.000 cuentas. Un estimado de 500.000 cuentas automatizadas o cuentas bots fueron usadas en apoyo a la difusión de la campaña.

Se destaca que, a lo largo de la campaña,

[…] el usuario con mayor centralidad en la campaña oficialista fue la cuenta oficial del carnet de la patria @CarnetDLaPatria, que tuvo un rol de intermediador en la propagación de las etiquetas que el Ministerio de Información promovía para los trending topics de Twitter. […] Solo durante el mes de mayo, la cuenta @CarnetDLaPatria publicó alrededor de 100 mensajes llamando a votar por la Revolución Bolivariana.

tony-harding-1202114-unsplash
📷 Tony Harding

Los contenidos de esta cuenta implícitamente establecían una conexión entre la movilización electoral y el uso del carnet de la patria. En los tuits de @CarnetDLaPatria durante la campaña se destacó que los usuarios de ese instrumento deberían pasar por un Punto Tricolor el día de la votación y escanear el código QR de su carnet.

De manera similar operó la cuenta @patria_ve, que enlaza a la plataforma oficial de las aplicaciones de los nuevos programas de seguridad social del Estado venezolano ‹https://www.patria.org.ve/login›. Desde esta cuenta se generó la etiqueta #VenezuelaEsDemocracia, que se promovió para los trending topics el 19 de mayo, en vísperas de las votaciones.

Durante la campaña también se utilizó la cuenta oficial de los tés locales de abastecimiento y producción, @ClapOficial. Desde esta cuenta se enfatizó el uso de la etiqueta #VotaSiQuieresPatria. La línea argumental implícita en la campaña de la cuenta @ClapOficial fue que la obtención de alimentos distribuidos por el mecanismo de los clap estaba ligada a votar por la continuidad de la Revolución bolivariana.

Por otra parte, complementando los esfuerzos para alcanzar los trending topics, actuaba la red Tuiteros Patriotas (@tuiteros_vzla), que contaba con más 38.000 seguidores al momento de la campaña. Esta red oficialista cuenta con su propia plataforma de registro de datos, que funciona a través de la plataforma web ‹www.tuiteros.org.ve›.

Desde su cuenta en Twitter se giraban instrucciones para la generación de tuits con la etiqueta del día. Igualmente, los suscriptores de Tuiteros Patriotas reciben las instrucciones de la etiqueta vía el canal Telegram de la red ‹https://t.me/tuiteros_vzla›.

Asimismo, se puede activar la suscripción por medio de un código corto de sms.

jon-moore-399469-unsplash
📷 Jon Moore

Durante la campaña, los activistas de Tuiteros Patriotas que utilizaban la etiqueta del día participaban en el sorteo de premios que podían alcanzar hasta el monto de un salario mínimo mensual (2 o 3 dólares al cambio en el mercado paralelo).

En el estudio se destaca que, aparentemente,

[…] la mayoría de los Tuiteros Patriotas y los comunicadores clap no son contratados como parte de una unidad de nómina del Gobierno para la actividad de publicar en Twitter, sino que actúan motivados por incentivos como las rifas de beneficios y la obtención de bonos gubernamentales especiales.

No obstante, se indica que muchos tuiteros patriotas

[…] parecen estar vinculados a distintos ministerios (Educación, Salud, Alimentación, Cultura, Turismo, Vivienda, Mujer, etcétera). Es decir, son funcionarios del Estado pero la actividad de tuiteros no es su función en la administración pública, sino que son batalladores digitales voluntarios.

La segunda estrategia del chavismo en Twitter es una modalidad de manipulación un poco más sofisticada. Según el referido estudio, esta estrategia

[…] consiste en introducir distracciones para sumergir el debate real de la sociedad civil en Twitter. Podríamos denominarla distracción automatizada. Durante el período de estudio, se generaron etiquetas
sobre temas al margen de la agenda política, temas sobre los cuales
la oposición tiene posiciones divergentes, y etiquetas con posicionamientos
absurdos.

erica-nilsson-530645-unsplash
📷 Erica Nilsson

El conjunto de perfiles en redes sociales identificados como parte de la estrategia de distracción comparten las siguientes características: son perfiles multiplataforma (Twitter, Instagram y YouTube), son anónimos, exhiben un comportamiento cyborg (patrones de tuits y retuits que se acercan a los exhibidos en cuentas automatizadas, pero con personalidades que sugieren un usuario real), propagan memes, publican enlaces a noticias escandalosas (falsas o auténticas), usan imágenes emotivas y hacen parodias de líderes políticos tanto de la oposición como del chavismo.

Según las conclusiones de los investigadores del Observatorio de Información y Propaganda en Latinoamerica, «se creó un conjunto de cuentas de distracción y el Gobierno alentó la propagación de falsos positivos o noticias falsas con el objetivo de contaminar el espacio de noticias de Twitter».

La tercera estrategia del chavismo en Twitter es una modalidad de secuestro de las etiquetas de la oposición e interferencia en sus conversaciones. En la muestra de trending topics analizada durante el periodo de campaña se encontraron reiterados ejemplos del patrón de interferencia en el discurso de la oposición en Twitter.

En el estudio se concluye que, tan pronto como una etiqueta de la oposición comenzaba a entrar en los trending topics, un miembro del llamado #Equipotac utilizaba el hashtag en un tuit con un contenido divergente. Ese tuit rápidamente era viralizado por bots asociados al #Equipotac, con el efecto de sumergir los tuits de los partidos y dirigentes de oposición.

Los investigadores del Observatorio indican que, mientras en las cuentas que se identifican con la oposición se hace hincapié

[…] en la denuncia de problemas sociales, llamadas al diálogo con los ciudadanos y la lucha por la libertad, en los tuits de cuentas extremistas cyborg encontramos maldiciones, insultos a las víctimas, insultos a los funcionarios del Gobierno y noticias falsas. Es relevante hacer notar que estudios de opinión pública han encontrado que el tipo de discurso utilizado por las cuentas extremistas es rechazado por la mayoría de las bases de la oposición y tiene un efecto desmovilizador.

No obstante, la estrategia no se limita a la interferencia discursiva. La estrategia también pasa a la infiltración de la estructura de la red.

randy-assell-412158-unsplash
📷 Randy Assell

Según los investigadores del Observatorio,

[…] las cuentas cyborg identificadas en el estudio están conectadas directamente con las cuentas oficiales de chavismo y establecen vínculos con activistas opuestos al chavismo en el exterior de Venezuela. Por otro lado, no mantienen vínculos con las cuentas oficiales de la oposición. En su accionar, intentan aislar a los grupos opositores que tienen diferencias tácticas con los líderes de la oposición, favoreciendo la fragmentación y poniendo obstáculos a la unidad.

TODO EL ESTADO HACE PROPAGANDA

Las conclusiones del estudio realizado por el Observatorio de Información y Propaganda en Latinoamérica se complementan con las mediciones realizadas por el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys) durante el periodo de campaña, que indican que

[…] el proselitismo político monopolizó la agenda y la estrategia comunicacional de seis cuentas oficiales. […] la cuenta del carnet de la patria no solo se abocó a servir como mecanismo de identificación paralelo de la ciudadanía para la asignación de bonos y distribución de insumos de primera necesidad como beneficios gubernamentales, sino que también fue la cuenta que más mensajes publicó a favor de Nicolás Maduro durante la campaña electoral.

Según esta medición, el espacio en Twitter de la cuenta del carnet de la patria

[…] fue rediseñado para favorecer al presidente reelecto. Del 23 de abril al 23 de mayo la cuenta @CarnetDlaPatria publicó 196 mensajes relacionados con la campaña. En al menos 65 % de los mensajes, esta cuenta reiteraba sus llamados abiertos a votar a favor de Nicolás Maduro. Para ello acudió a diversas narrativas en texto e imágenes.

A través de esta cuenta en Twitter se afianzó la estrategia comunicacional que reforzaba el uso de esta tarjeta como factor fundamental para ganar las elecciones, convertido en un mecanismo de identificación electoral que va en contra del secreto y la libertad del voto.

Reiteradamente, Maduro ordenó a los ciudadanos inscribirse en el carnet de la patria y en el contexto electoral los exhortó a pasar por un punto tricolor para escanearlo y corroborar el acto de la votación. Incluso llegó a asegurar que quienes estuvieran inscritos en el carnet de la patria estaban obligados a votar, acción por la que la recibirían un bono.

EL MINISTERIO PROSELITISTA

Según el análisis conjunto del Observatorio Electoral Venezolano y del Ipys, el Ministerio de Comunicación del gobierno venezolano fue el que más utilizó el proselitismo en sus mensajes con apariencia informativa.

Además de la etiqueta, se valió de imágenes con la «M» diseñada para la campaña, y en algunos casos utilizó todo el emblema de la estrategia propagandística del primer mandatario nacional. Lanzó casi tres mensajes diarios en un mes, y el ministerio hizo una relatoría detallada de la campaña de Maduro, invisibilizando al resto de sus competidores. El Minci además recurrió a la figura del expresidente Hugo Chávez como símbolo proselitista durante todo el mes previo a las elecciones, para una vez más heredar a Nicolás Maduro el patrimonio político de su antecesor, fallecido en 2013.