“El Cardenal”, Gina Osorno & The Dreamers: celebración del jazz

Fotografía: Coloquio Yucatán

DAVID TOVILLA

El tres de septiembre, en Mérida, el acontecimiento del día será la celebración de los dos años de las sesiones de jazz en la centenaria cantina El Cardenal. Veinticuatro meses con Gina Osorno The Dreamers para forjar un público. Semanas consecutivas de reiterar un gusto.

Lunes tras otro de regodearse con un género que permite apreciar las individualidades que participan en una pieza. Tocadas subsecuentes para explayarse en la creatividad y en la combinación de instrumentos para generar un momento y hasta emociones.

IMG_0239
Fotografía: Coloquio Yucatán

Gina Osorno y Said Farah de El Cardenal comparten su entusiasmo: “Será un festival”, “una noche de amigos” y con seguridad apasionados por esta música. Por eso, con gusto, convocan a vivir la celebración de cada lunes que, el 3 de septiembre, será una exaltación.

Afable y espontánea, Gina trasluce su fervor por lo que hace: “El jazz es para todas las edades”, “nunca pasará de moda”, “de él nacen otras expresiones musicales”. Un día, conversó con Farah para que, en la localidad, hubiera un momento y un lugar para disfrutar las vigorosas y empáticas melodías.

El tiempo ha convertido a El Cardenal en una especie de catedral jazzística en donde se dan cita los feligreses de esa tradición, para vivirla en las notas de The Dreamers.

IMG_0254
Fotografía: Coloquio Yucatán

La combinación de una legendaria cantina y un grupo profesional de jazz ha funcionado. Los lunes por la noche, el público que ha permanecido desde la tarde escucha otro mundo musical y permanece para conocer, deleitarse. Es una experiencia relacionada también, dice Farah, “con la magia de Gina”. Parte de ello radica en mantener subgéneros y fusiones: swing, bossa nova, samba.

El repertorio de este lunes abreva en los clásicos del género. Mantiene la participación de batería, contrabajo y guitarra de The Dreamers con la voz de Gina Osorno, a los que se sumarán músicos invitados que acudan a la cita. El lugar no puede ser otro: Cantina El Cardenal. El plato fuerte empezará a degustarse a las diecinueve treinta horas. No hay motivo para perdérselo.