Y la identidad de Yucatán llega a la CDMX

Fotografía: SEFOE

MARIANA PACHECO ORTIZ

Había leído y escuchado incontables historias deliciosas (por la variedad de platillos) sobre la Semana de Yucatán en México, escaparate artesanal, gastronómico y cultural de la sureña entidad. Este año, en un acto de solidaridad obrera, la redacción decidió enviarme al Palacio de los Deportes, en la Ciudad de México para agasajarme (quise decir, cubrir el evento).

Para las casi 250 micro, pequeñas y medianas empresas yucatecas participantes lo más importante es establecer y ampliar canales comerciales, pero no te dejes engañar: el mejor momento es a la hora de recorrer el pabellón dedicado degustar joyas culinarias del mayab como la cochinita, el lechón, los panuchos, salbutes, sopa de lima y papadzules, entre otras suculentas delicias. Comer es un ejercicio que vas perfeccionando a medida que acumulas experiencia y la mía es vasta.

33471835_1144363402394391_2634440803727966208_o
Fotografía: Facebook Miel Cascam

De entrada, me sentí como niña en un parque de diversiones, veía tantas atracciones que no sabía por dónde empezar la jornada, los aromas de humeante comida recién preparada aletargaba todos mis sentidos, aunque finalmente no me resultó difícil decantarme por lo que tenía más a la mano, mientras más pronto mejor.

Te recomiendo ir como cuando te invitan a comer: con hambre, ya que puedes llegar a desayunar ahí y hacer digestión con una caminata por los de 151 estands donde también encontrarás productos textiles, artesanales, calzado, bolsos, vestidos, guayaberas, licores, miel, botanas, dulces regionales y repostería, además de alimentos.

Mira el lado positivo, pues si haces hueco estomacal entrarás mejor en la ropa, aunque previendo que caerás en muchas tentaciones de la carne (literal por la cochinita, lechón y pavo) opta por vestir fibras con elastano, o ropa holgada, pues luego del banquete pantagruélico podrías aumentar una talla, al menos de la cintura, sobre todo si repites al termino de tu recorrido.

33745186_1680387638682574_2158676977018470400_n
Fotografía: Facebook Semilla de Dioses

Sólo ten cuidado con la mezcla alcohólica aperitiva o digestiva para no padecer el conocido síndrome buffet, pues hallarás tanta oferta exquisita que podrías sucumbir probando un poco de todo, un licor Xtabentun, a base de hierbas y miel propio de la región.

Los promotores, hostess o edecanes son las personas más amadas de este tipo de exposiciones, pues algunas no escatiman en atiborrarte de probaditas, por lo que no tienes que lanzarte sobre ellas como velociraptor y aunque las porciones sean tan pequeñas que contradicen cualquier recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en conjunto abonan a la meta de acopio que te has trazado.

A la hora de estar frente a monumental comilona toda llanta abdominal, saber estar, dignidad, elegancia o atuendo impoluto importa menos que comer y como ya sugerí, el alcohol genera agujeros espacio-temporales en la cavidad estomacal, sólo compensados con ingestas ultracalóricas.

33365467_1147580678728565_1013811168906575872_o.jpg
Fotografía: Facebook Chocolate Imperial

El deleite no fue sólo para mi sentido del olfato, el gusto y el tacto, sino también visual y auditivo, pues mi estancia estuvo ambientada con música de la Orquesta Típica Yukalpetén, de trova, el Coro de Cámara de Yucatán, la Compañía de Danza Clásica de Yucatán y el Ballet Folklórico del Gobierno del Estado. A lo largo de los 10 días que durará esta exposición, participará un total de 120 artistas invitados.

Si planeas tu estancia desde la hora que estará disponible al público la Semana de Yucatán en México, de las 10 de la mañana hasta las nueve de la noche, prepara tu estómago para lo que le viene y no escatimes en refuerzos naturales, artificiales u orfidales. Si no has ido, aun tienes oportunidad. Por fortuna se acerca la próxima quincena y quedan unos días más de la muestra, pues la clausura será hasta el 3 de junio.

33686532_2222055331348170_4336210591338201088_n
Fotografía: Facebook SRC arte hecho a mano