Noticias falsas: ¿por qué las mentiras se vuelven éxitos virales, cómo combatirlas y contribuir para que exista información veraz en la Red?

Mag Pole

IVANNA TORRICO

En su juventud, Ángela Merkel se hizo parte de la policía secreta de Alemania del este, o el papa Francisco asombró al mundo al apoyar la candidatura de Donald Trump, también se dijo que un agente del FBI que investigaba el caso de los ‘e-mails’ de Hillary Clinton fue hallado muerto en su apartamento, si, efectivamente son titulares tan impactantes como absolutamente falsos.

Pero no solo fueron publicados, todos el 2016, sino que alcanzaron a millones de internautas, de los cuales, cabe suponer, al menos una parte los tomó por ciertos por un determinado tiempo.

ben-weber-541097
Fotografía: Ben Weber

El tema de las noticias falsas no es nuevo, pero probablemente nunca haya alcanzado la resonancia que alcanzó tras el triunfo de Donald Trump en la campaña presidencial de EE. UU. Confundidas por la inesperada victoria, numerosas voces se alzaron para cuestionar la forma en que Redes Sociales como Facebook o Twitter sirven para amplificar el alcance de mentiras diseñadas, precisamente, para volverse virales a costa de la desinformación de multitudes.

Si bien algunos expertos señalan que, en efecto, lo nuevo no es el fenómeno, sino su alcance en virtud de la tecnología. Víctor García, investigador y candidato a Ph. D. de la Universidad de Texas, le dijo a EL TIEMPO: “Noticias falsas siempre ha habido, y los periodistas han sido víctimas de ellas en el pasado. La diferencia ahora es la rapidez con que circulan y son compartidas en las Redes Sociales, en donde se crean ‘burbujas informativas’ que filtran la información de acuerdo las creencias, identidades, gustos y preconcepciones de los usuarios”.

redd-angelo-11902
Fotografía: Redd Angelo

En el caso particular de Bolivia, observamos que este fenómeno lo vemos con más fuerza a partir del año 2016.

El pasado fin de semana por ejemplo, nos enteramos de dos explosiones en la ciudad de Oruro, una el sábado 10 y la otra el martes 13 de febrero, en estas dos ocasiones circularon noticias falsas en algunas Redes Sociales.

Las Redes Sociales pueden ser fantásticas, pero también pueden ser algo negativo para la convivencia de la sociedad, afectando la democracia, siempre depende de cómo utilicemos estas herramientas.

Yo veo tres cosas que deberíamos tomar en cuenta.

cynthia-del-rio-88318
Fotografía: Cynthia Del Río

En primer lugar, hay que admitir que la gente se informa cada vez más en las Redes Sociales. Es algo que hasta hace poco era imposible pensar. Por eso es recomendable que tanto los Medios de Comunicación, como quienes manejan la comunicación del Gobierno, reaccionen de manera más rápida para dar información oficial que aclare lo que está sucediendo, las medidas que se están tomando, sería el camino ideal para tranquilizar a la ciudadanía y evitar el rumor, las noticias falsas y en este caso el pánico.

En segundo lugar se ve que la gente ha perdido, de cierta manera, la fe en los medios tradicionales de comunicación y en los voceros de gobierno. Efectivamente en estos últimos años, se han refugiado en Facebook y Twitter especialmente, estas, y otras Redes Sociales le ofrecen al usuario ciertas ventajas que los medios tradicionales lamentablemente no pueden ofrecerle, ya que en ellas comparten información, opiniones, análisis, construyen su marca personal, etc.

En tercer lugar se puede observar que las Fake News circulan más en Whatsapp en nuestro medio, siendo un servicio de mensajería no dispone de un muro y, por lo tanto no utiliza mensajes públicos, esto conlleva a que la gente no se responsabilice por la información que comparte con su red de contactos, sin embargo, el impacto es el mismo o más fuerte aún, la gente puede entrar en pánico en cuestión de minutos como pasó también en Santa Cruz con el caso Joyería Cronos.

ethan-haddox-541988
Fotografía: Ethan Haddox

Pero el problema de fondo para mi es la falta de confianza, la gente necesita creer en algo, el punto aquí es atacar las noticias falsas, las cuentas Fake y todo lo que contamina la sana convivencia en estas plataformas y no así atacar a las Redes Sociales como tal.

¿Cómo podemos luchar contra las noticias falsas que infectan nuestras fuentes de información y nuestros sistemas políticos? Una nueva investigación sugiere que la educación y la tecnología de filtrado podrían no ser suficientes: la propia naturaleza de las Redes Sociales podría hacernos particularmente vulnerables.

La experta en Redes Sociales Renata Cabrales señala que Redes como Facebook dan a la información que distribuyen un halo de confianza, pues proceden de amigos y familiares. “Sin embargo, hay niveles de credulidad. Hay mentiras tan absurdas que mucha gente no las cree. La confianza en la mentira es directamente proporcional al desconocimiento de la gente: uno ve gente que maneja bien el celular pero no sabe leer o escribir muy bien”.

brooke-cagle-157921.jpgHay que admitir también, que es tentador hacer clic en el botón ‘compartir’ después de leer un titular especialmente llamativo. Sin embargo, la URL en la parte inferior de la publicación puede ser muy revelador. Si es de una fuente que nunca has oído hablar antes, vale la pena comprobar”.

Vale la pena reflexionar y pensar cómo podemos utilizar las Redes en beneficio de la Democracia, además la pregunta clave aquí es, quiénes están detrás de estas noticias falsas, cuál es el propósito de generarlas y difundirlas, y a quiénes beneficia hacerlo.

loic-djim-226086
Fotografía: Loic Djim