La alfabetización en un mundo digital

EQUIPO UNESCO

Este año, el Día Internacional de la Alfabetización (8 de septiembre), se celebrará en todo el mundo bajo el lema de “La alfabetización en la era digital”. Entre los días 7 y 8 de septiembre de 2017, tendrá lugar un evento especial de dos días de duración en la Sede de la UNESCO, en París, con el objetivo fundamental de determinar qué competencias en lectoescritura necesitan las personas que se conectan a las redes de Internet en sociedades cada vez más digitalizadas, y de examinar las políticas y los programas de alfabetización eficaces, que permiten sacar provecho de las oportunidades que brinda la era digital.

angello-lopez-260566
Fotografía: Angello Lopez

Panorama mundial: sociedad y economía digitales

Las tecnologías digitales –que incluyen Internet, los teléfonos móviles y todas las demás herramientas para gestionar la información de manera digital– están cambiando radicalmente la forma de vivir, trabajar, aprender y socializar de las personas. Esta transformación se produce a una velocidad récord con el rápido avance y expansión de las tecnologías. Por ejemplo, el número de abonados a la telefonía móvil, que era de unas decenas de miles en 1980, llegó a aproximadamente 7.000 millones de personas en 2015 (1). En África, los abonados a la telefonía móvil pasaron de casi cero en 2000 a unos 900 millones en la actualidad (2).

La transformación tiene aspectos positivos y negativos. Para muchos, las tecnologías digitales proporcionan un mejor acceso a la información y los conocimientos que solían ser inalcanzables o costosos, a la vez que facilitan el uso de la información y los conocimientos obtenidos. Las tecnologías digitales también permiten que una multitud de servicios –entre ellos, servicios administrativos, educativos, sanitarios y agrícolas– se presten de manera más accesible y eficaz. En la industria, la Industria 4.0 –que incluye el Internet de las cosas y la computación en la nube– ha hecho realidad una interfaz directa y en tiempo real entre el mundo virtual y el físico para crear las llamadas “fábricas inteligentes”, provocando así la cuarta revolución industrial. En las sociedades dotadas de menos infraestructura convencional, las tecnologías digitales ofrecen oportunidades para que las personas se beneficien de la información y los servicios que no están disponibles en sus entornos inmediatos y para que los encargados de la formulación de políticas incorporen a los servicios públicos la transformación que las TIC hacen posible.

evan-clark-114123
Fotografía: Evan Clark

Al mismo tiempo, existe una “brecha digital” a nivel mundial con respecto al acceso a las tecnologías digitales, su uso y sus repercusiones. Los beneficios más amplios para el desarrollo que se asocian al rápido avance tecnológico se distribuyen de forma desigual entre los países y dentro de ellos. Unos 4.000 millones de personas, más de la mitad de la población mundial, no tienen acceso a Internet; cerca de 2.000 millones no usan un teléfono móvil y casi 500 millones viven en zonas donde no hay señal de telefonía móvil (3). En 48 países menos adelantados (PMA), aproximadamente solo una de cada siete personas está en línea (4). Además del acceso sencillo a la tecnología, existen diferencias en cuanto a las capacidades. Los conocimientos, aptitudes y competencias necesarios para acceder a la información, analizarla y utilizarla de la mejor manera posible en un contexto dado determinan en qué medida se pueden aprovechar los “dividendos digitales” o, lo que es peor, hasta qué punto puede aumentar la brecha digital. Normalmente, los más beneficiados son los grupos ya privilegiados. Los marginados por razón de su género, origen étnico, ubicación geográfica o posición económica suelen quedarse atrás a la hora de participar en nuestras sociedades digitales y en la transformación propiciada por los medios digitales.

laetitia-buscaylet-299890
Fotografía: Laetitia Buscaylet

Posibles repercusiones para la alfabetización

La rápida expansión de estas tecnologías digitales también plantea una serie de cuestiones para promover la alfabetización allí donde los problemas siguen siendo frecuentes. A pesar de los significativos avances realizados en el ámbito de la alfabetización en las últimas décadas (5), en 2014 todavía había en el mundo 758 millones de adultos analfabetos y 263 millones de niños en edad de cursar la enseñanza primaria y secundaria que no estaban escolarizados (6). Unos 250 millones de niños de todo el mundo, incluidos los que van a la escuela, no llegan a adquirir las competencias básicas. Considerando la naturaleza de los datos, sin embargo, estas cifras, basadas en mediciones indirectas, podrían ser una subestimación del grado de los desafíos que plantea la alfabetización y de su complejidad. El Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos (PIAAC) de la OCDE, en el que se aplican mediciones directas, muestra que incluso en los países de la OCDE estudiados el 8,9% de los adultos tiene escasas competencias lectoras y que el 22,7% de los adultos tiene escasas competencias aritméticas (7). Los desafíos ligados a la alfabetización se encuentran también en los sistemas de aprendizaje a lo largo de toda la vida, la gobernanza, las políticas, la práctica, la financiación y el seguimiento y la evaluación. Los esfuerzos colectivos para hacer frente a estos desafíos requerirán que se consideren no solo las relaciones indivisibles de la alfabetización con los contextos sociales, económicos, políticos, culturales y lingüísticos, sino también “la oportunidad y la brecha digitales”, en concreto:

rawpixel-com-192251
Fotografía: Rawpixel Com
  • ¿Qué tipos y niveles de competencias de alfabetización se necesitan en un mundo cada vez más digital? ¿Cómo podrían relacionarse esas competencias con un abanico más amplio de conocimientos, aptitudes y competencias necesarios en el mundo digital?
  • ¿Cuáles son las diferentes dimensiones de la alfabetización en las sociedades digitales que necesitan recibir más atención?
  • ¿Cuáles son las repercusiones para las políticas, la gobernanza y la financiación de la alfabetización?
  • ¿Cómo hay que adaptar los programas de alfabetización en un mundo digital en lo que respecta a las modalidades de enseñanza, los planes de estudios, las metodologías de enseñanza y aprendizaje, los materiales, los docentes y facilitadores, el idioma utilizado, y el seguimiento y la evaluación? ¿Qué oportunidades y desafíos se plantean para hacer que los programas de alfabetización estén disponibles y sean accesibles, aceptables y adaptables para todos?
  • ¿Cuáles son las repercusiones de las tecnologías digitales para enriquecer los entornos alfabetizados?
  • ¿Cómo puede el análisis de los datos favorecer el seguimiento de la adquisición de competencias de alfabetización? ¿Cómo pueden las tecnologías digitales cambiar la manera de evaluar las competencias de alfabetización y hacerlas visibles a través del reconocimiento y la convalidación, y cómo pueden mejorar el seguimiento y la evaluación?
  • ¿Qué medidas pueden examinarse para intentar acabar con las desigualdades en materia de alfabetización y convertir la “brecha digital” en una “oportunidad digital” para avanzar hacia sociedades más alfabetizadas?
  • ¿Cuáles son las diferentes dimensiones de la alfabetización en las sociedades digitales que necesitan recibir más atención?
aaron-burden-123584
Fotografía: Aaron Burden

NOTAS

  1. Fuente: Sachs, J. D., Modi, V. et al. (2016).
  2. Ibíd.
  3. Banco Mundial (2016), Informe sobre el Desarrollo Mundial 2016.
  4. Comisión sobre la Banda Ancha (2016).
  5. UNESCO (próxima publicación). Reading the past, writing the future.
  6. UNESCO (2016a) Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2016.
  7. OCDE (2016a) Skills matter: Further results from the Survey of Adult Skills (Las aptitudes importan: nuevos resultados de la encuesta sobre las competencias de los adultos).