Apuntes para una clasificación de los compañeros laborales

Breather

MARIANA PACHECO ORTIZ

¿Qué clase de compañero de trabajo eres?

En el transcurso de nuestra vida podemos elegir muchas cosas de acuerdo con nuestras preferencias, bolsos, zapatos, ropa, a qué cine queremos ir, a dónde tomaremos nuestras próximas vacaciones, a qué familiar visitarás y hasta quiénes serán tus amigos.

Pero… los compañeros de trabajo son como la lotería: no puedes elegirlos, te tocan por azar. No importa las amenas o profundas pláticas que entablen sobre diferentes temas, que partan pasteles con motivo de algún cumpleaños, organicen excursiones o que en la posada navideña de la empresa brinden al calor de las copas y en el karaoke canten: “No hay que llorar, que la vida es un carnaval…  Es más bello vivir cantando”.

breather-163393.jpg
Fotografía: Breather

Lo cierto es que la convivencia cotidiana puede resultar desgastante, pasas con ellos más de la mitad del día en un ambiente que a ratos transcurre en tensa calma, ambientado con un calor desbordante o frío polar porque el clima nunca recibe la visita de los encargados de mantenimiento y entre tus colegas nunca faltará uno cuya sola presencia te resulte desagradable e indudablemente tú serás alguien que a la vez moleste a alguien más. Aquí vale aconsejar tener, por lo menos, un aliado para sobrevivir.

Entre los principales especímenes está el que pide prestado y nunca paga. Y no hablo de grandes cantidades, sino de a poco, un peso, cinco, diez, con lo que logra que nadie escape en la oficina. Pide dinero con aparente emergencia, por inercia estiran la mano hasta dos personas a la vez, cuando reparan en quién es, de inmediato se lamentan por haberlo hecho. También hay otros que ni por descuido atienden esas peticiones porque ya les adeudan mucho.

breather-163392.jpg
Fotografía: Breather

El trasnochado. Todos podemos serlo en determinado momento, pero hay uno que destaca porque siempre aprovecha cualquier tiempo libre, por minúsculo que sea, para tomar una siesta. Con frecuencia suele despertar sobresaltado pensando que se le ha hecho tarde para ir al trabajo, pero tras espabilarse se tranquiliza al darse cuenta de que ya está ahí.

El fumador. Su área favorita será la terraza o la banqueta, lo distingues con rapidez por el vaho y el tufo que trae consigo, luego de sus intermitentes salidas, cuando regresa a su sitio.

El informático. Es necesario mantener buenas relaciones con él para que no termines lanzando la impresora por la ventana o contra la pared en un momento de urgencia o crisis.

La repostera. Sus mejores amigas bien podrían ser la Moulinex Cuisine Companion o la Thermomix.  Hay que admitir que su presencia en una empresa es vital porque endulza las tediosas jornadas. Es casi seguro que tendrá un blog de pasteles, cupcakes y demás delicias. Basta mostrarle un poco de interés para que seas abrumado con todas las fotos de sus últimas creaciones e inducido a escuchar una letanía sobre ingredientes y formas de preparación. Son como la tía que acaba de descubrir Facebook o WhatsApp.

breather-163396.jpg
Fotografía: Breather

El DJ. Cualquiera en tu oficina puede serlo, incluso tú. Se caracteriza por crear sus eventos en Facebook y enviarte invitaciones. Te recomiendo elegir bien a qué compañeros de trabajo tener de contacto en tus redes sociales.

El metiche. Es el topo de la oficina. Su principal actividad es filtrar información a las altas esferas y puede que hasta a los medios de comunicación. Nunca se sabe.

El experto. Es especialista en todos los temas reales e imaginarios, lo mismo puede opinar sobre el Bosón de Higgs, el conflicto de Crimea, el teorema de Tales, la obra de Pierre Auguste Renoir, la paradoja de Schrödinger, en todos los casos desea aparentar que es más listo que el resto, lo cierto es que saben poco o nada de lo que hablan, pero pretenden imponer su punto de vista.

El memista. Como su nombre lo indica, tiene particular inclinación a hacer memes. Se trata de personas cuya vida es tan vacía que se ve en la necesidad de intentar llenarla con lo que ocurre en vidas ajenas. Bien puede tratarse de personas agresivas que disfrazan su ominosa personalidad de buen humor e ingenio al hacer escarnio sobre cualquier circunstancia de sus compañeros.

La lista es infinita, pero acá sólo un breve compendio de lo que se puede ver con mayor frecuencia.

breather-176222.jpg
Fotografía: Breather