Comunicación política: de Orizaba a Cartagena

EQUIPO COLOQUIO

En la recta final de las campañas 2017, se conoció el caso de Orizaba, Veracruz, en donde un candidato plagió un spot que Mauricio Macri usó, en Argentina, en 2015.

La copia es tal cual: el encuadre, el tono, sin musicalización. Mismas frases completas, con adecuaciones. Desde luego, el hallazgo de esto sirvió para descalificar al candidato a quien se le puso el mote de “Lordplagio”. El aludido argumentó que contrató a una empresa para la elaboración y que pagó por el material doce mil pesos.

Más allá de la anécdota y el escándalo correspondiente, el tema de fondo es que, a pesar del avance mundial de la profesionalización de la comunicación política, en México siguen las mismas inercias, la improvisación, el facilismo, la complacencia, la autosuficiencia.

El episodio de Orizaba revela que en esa campaña no hubo estrategia, no existió una concepción integral para decidir cuándo, cómo, qué. Indica que el candidato no responde a ninguna inquietud de los ciudadanos porque no expresa respuestas hacia ellos sino enunciados propios; esto, además, pone de manifiesto que careció de la rigurosa investigación inicial del pulso social.

Es básico. Si hay un lugar en donde las campañas electorales tienen un elevado nivel de confección son en Sudamérica. Hay una narrativa que corresponde con una disputa en una realidad política específica. Por ejempo, Mauricio Macri dice en su spot: “No voy a querer perpetuarme en el poder”, en atención a que la presidencia argentina la tuvo Néstor Kirchner de 2003 a 2007; después el despacho fue ocupado por su esposa Cristina Fernández de Kirchner, de 2007 a 2015. Esto es: quince años de kirchnerismo. Cada frase está pensada en decirle algo concreto a sus escuchas. El candidato de Orizaba, Daniel Zairick, cambia eso a “No voy a enfermarme de poder”. Sin conexión con nada, con ninguna historia. Tan sólo acomodo de palabras.

los-puntos-mas-importantes-de-la-asuncion-de-cristina-kirchner.jpg

Es evidente que prefirieron pagar a un maquilador de spots que contar con un acompañamiento profesional. Lo más grave es que no estos hechos no ocurren sólo en campaña. Hay aquellos que logran triunfar y una vez en el gobierno siguen en lo mismo. Copian slogans usados en otras naciones, plagian trabajos que tienen derechos reservados, sin decoro, con cinismo, a pesar de que consultores independientes les advierten de tal situación. Confían en que no estallará el problema y si llega a ocurrir, ya verán por donde escabullirse.

Pero no todo es politiquería. La profesionalización de la comunicación política ha avanzado. Cada vez se ha asimilado que la actividad política es un acto comunicativo. Hay que hacer y decir. Se dice con el lenguaje, pero también con los actos. La comunicación es permanente. Sin embargo, se requiere de ubicar las etapas, los tiempos. Para cada momento, hay una forma. Las campañas se concentran en la búsqueda de los votos; los gobiernos son para construir consensos. Ahora, es fácil identificar en donde el trabajo comunicativo se continúa con dinámicas añejas, porque son rebasados por una sociedad participativa.

Cumbre-2017

Este mes entrante es clave para los profesionales del ramo. En Cartagena de Indias, Colombia, del 7 al 9 de junio, se celebra la XI Cumbre Mundial de Comunicación Política. Presentaciones de libros, revisión de avances tecnológicos, prácticas de gobierno. Los más destacados académicos, los consultores mejor reconocidos en el mundo, las experiencias de las exitosas campañas con votantes y culturas disímbolas, los hallazgos de los sistemas políticos. Sesiones maratónicas con un solo objetivo: actualizar a todos en los más recientes hallazgos en la materia.

Las reflexiones del sector se han dado con intensidad. Antes de la Cumbre, durante la última semana de mayo, en Buenos Aires, se desarrolló el Congreso Internacional de Comunicación Política centrado en las campañas legislativas. En las cuentas oficiales de redes sociales pueden leerse algunos planteamientos concretos de gran interés para la reflexión. Por ejemplo:

lanzamiento_cumbre_de_comunicacion_politica_uninunez_2017.jpg

“Criticar todo el tiempo es ser un político más. Hay que ser propositivo, ser crítico, pero siempre con propuestas”: Carlos Fara

“No podemos hablar de política​ con los mismos paradigmas del Siglo XX en el Siglo XXI”: Felipe Vergara

“Las encuestas fallan porque ya no alcanza con los perfiles demográficos. Faltan los perfiles psicológicos. Tanto el Brexit como Trump ganaron estudiando a los votantes con Big Data y con perfiles psicológicos”: Daniel Eskibel

“La tecno política es la asignatura que deben aprobar los políticos para acercar su mensaje a los ciudadanos”: José Raul Vaquero

C1a1kwTWQAA4Lr_.png

“No es lo mismo la labor de un community manager a un estratega digital, ambos valiosos para la comunicación digital”: Jennifer Islas

“Marca es una promesa (Jorge Gerez) En la política también es necesario ter una marca de credibilidad y de calidad”: Luciana Panke

“La comunicación política es en gran parte la lucha por el control de la agenda”: Mario Riorda

Sí, como puede verse en estas expresiones, hoy, la comunicación política tiene otra dimensión. Y, en junio, hablarán de ella con las mayores experiencias, los hallazgos más relevantes, las conclusiones más significativas. A la Cumbre Mundial de Comunicación Política puede dársele seguimiento en los distintos soportes de las actuales tecnologías de información y comunicación, en las fechas señaladas.

Cartagena está muy lejos de Orizaba y no sólo en lo geográfico…