Centro de Carga Aeroportuario de Valladolid

MARIANA PACHECO ORTIZ

Han pasado 17 años desde que se construyera el Aeropuerto Internacional de Chichén Itzá en el municipio de Kaua, con una inversión pública y privada que asciende a los 135 millones de pesos por parte de los gobiernos federal, estatal y la empresa Foster S.A. de C.V., propiedad de Emilio Díaz Castellanos. El gobernador de entonces era Víctor Cervera Pacheco.

nikhil-mitra-198585.jpg
Fotografía: Nikhil Mitra

Inicialmente la expectativa era que, por lo menos, Aeroméxico, Mexicana, Aerocaribe, Aerocozumel, Aerofinco y American Airlines usaran la nueva terminal. No transcurrió mucho tiempo para que los operadores advirtieran que no era rentable: los vuelos comerciales eran escasos. La mayoría de turistas prefería llegar a Cancún para trasladarse a Chichén Itzá por tierra y aprovechar a conocer otros destinos cercanos atractivos.

Es posible que otro de los factores para el cierre de este aeropuerto es que cuenta con una pista de 2 mil 800 metros de largo por 45 de ancho, que lo hace más apto para recibir aeronaves de gran tamaño, elevando los gastos de operación. Es decir, resultaría incosteable únicamente para vuelos de 20 a 25 minutos, que es la distancia aproximada existente entre éste y los aeropuertos de Mérida, Cancún, Cozumel o Playa del Carmen.

igor-ovsyannykov-97073.jpg
Fotografía: Igor Ovsyannykov

En 2008, el gobierno de Yucatán compró las acciones privadas para convertirse en el único propietario y administrador del Aeropuerto Internacional de Chichén Itzá, entonces ya inoperante. El mismo año anunciaron remodelaciones por más de 8 millones de pesos para reactivarlo, pero nada se concretó y sólo quedó en buenas intenciones.

Sin perder la propiedad del inmueble, ni la concesión ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), a mediados de 2016, el gobierno de Yucatán firmó un convenio para que la responsabilidad del funcionamiento y operación del aeropuerto sea Servicios Aéreos Ciclo S.A. de C.V., cuyo presidente del consejo de administración es José Antonio Loret de Mola Gómory.

marcus-zymmer-189542.jpg
Fotografía: Marcus Zymmer

Descubren su vocación como centro logístico de carga aérea

De manera formal, fue hasta el pasado 16 de mayo de este año que el gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, arrancó los trabajos, principalmente orientados a un centro logístico de carga aérea, para rehabilitar, mejorar y modernizar la infraestructura del Aeropuerto Internacional de Chichén Itzá.

La inversión alcanza los 115 millones de pesos y comprende también una estrategia de negocios que desarrolla la empresa Servicios Aéreos Ciclo S.A. de C.V. para transformarlo en un activo de la economía estatal, capaz de detonar actividades aeronáuticas, logísticas, industriales, turísticas y comerciales.

jon-flobrant-225260.jpg
Fotografía: Jon Flobrant

Como parte de la primera etapa, están construyendo el denominado Centro de Carga Aeroportuario de Valladolid (CCVA) sobre una superficie de cinco hectáreas, ahí edificarán 2 mil 500 metros cuadrados de bodegas (2 mil 100 secos y 400 de refrigeración), un patio de maniobras logísticas y rehabilitarán áreas comunes, vialidades y banquetas.

El CCVA será punto de almacenaje y distribución de productos para los mercados de Quintana Roo, el Caribe, Estados Unidos, Centro y Sudamérica.

Esta terminal aérea contará con una Base Fija de Operaciones, FBO por sus siglas en inglés (Fixed Base Operations). Se trata de un proveedor principal de servicios para los operadores de aviación general que da apoyo aeronáutico como combustible, hangar, de amarre y estacionamiento, alquiler de aviones e instrucción de vuelo, entre otros.

paul-vincent-roll-116954.jpg
Fotografía: Paul Vincent Roll

Apenas en diciembre de 2016 Servicios Aéreos Ciclo S.A. de C.V. obtuvo la autorización para comercializar y abastecer combustibles para la aviación comercial y de carga.

Asimismo, en este sitio se incluirán Talleres Especializados en Aviación, MRO por sus siglas en inglés (Maintenance, Repair and Operations), que a su vez se vinculan con empresas que gestionan y surten refacciones para aeronaves, creando empleos y sinergias. En fecha reciente, Servicios Aéreos Ciclo S.A. de C.V dio a conocer que ya hay compañías del área de mantenimiento y reparación de aeronaves interesadas por instalarse en este complejo.

Ubicado en las inmediaciones de la zona arqueológica de Chichén Itzá, este gran proyecto de infraestructura logística contempla también un espacio para la enseñanza de la Aeronáutica que permita la formación profesional de tripulaciones, oficiales, técnicos y mecánicos que se desempeñen en los talleres y bases de operación.

Las escuelas de aviación que ahí se establezcan podrán enriquecer y complementar la formación académica y técnica que impartan con los MRO, al mismo tiempo que proveerán de mano de obra local altamente calificada, capaz de atender este segmento.

igor-ovsyannykov-189427.jpg
Fotografía: Igor Ovsyannykov

Aunque faltan aún varios meses para concluir las obras el panorama es alentador, pues tan sólo en 10 meses de coordinar los servicios aeroportuarios, Servicios Aéreos Ciclo S.A. de C.V. ha revelado que se han triplicado las operaciones aeronáuticas privadas. Parece que esta vez sí han atinado en descubrir la utilidad del Aeropuerto Internacional de Chichén Itzá: un centro logístico de carga aérea.

 Oportunidad estratégica

 El hecho de que Yucatán posea el CCVA demuestra que la economía del estado es un buen síntoma, pues la carga aérea, como todo servicio de transporte, es una demanda que se deriva de la recuperación o incremento de la actividad económica.

Yucatán se encuentra ahora frente a la oportunidad para desarrollar este centro logístico y construir las bases para un desempeño competitivo en la logística de las cadenas de suministro con segmentos de carga aérea.

kristopher-allison-249993.jpg
Fotografía: Kristopher Allison

El Estado está haciendo la parte que le corresponde para lograr esta meta que requiere de la suma de esfuerzos para hacerlo integral: mejorar la red carretera circunvecina. Es un aspecto no menos importante. En el mes de mayo concluyeron la ampliación de la carretera Chichén Itzá-Valladolid de la Carretera Puerto Juárez, que aporta al desplazamiento terrestre de carga y una conectividad aérea productiva por su ubicación geográfica.

Se trata de un tramo carretero de 38.9 kilómetros, cuyo ancho se incrementó de seis a 12 metros, tipo A2 que cuenta con una base hidráulica de 20 centímetros y una carpeta asfáltica de ocho centímetros, por donde transitan diariamente un promedio anual de 6 mil autos y contribuye a la derrama económica, mientras da mayor seguridad para transportar bienes, personas y productos diversos.

Como se ve, en esta ocasión, el Aeropuerto Internacional de Chichén Itzá sí va…

cedric-dhaenens-174476.jpg
Fotografía: Cedric Dhaenens