Cervecería Yucateca 2017

MARIANA PACHECO ORTIZ

Sólo beber un sorbo basta para experimentar sensaciones placenteras, morena o dorada, la mayoría tiene una historia con la cerveza, la han disfrutado durante el concierto de su artista favorito, al ver el partido de su equipo preferido, sostener una amena plática con amigos, convivir con la pareja o simplemente de modo apacible mientras leen un libro.

El sabor, aroma, textura y densidad depende de la elección personal, el efecto refrescante lo aporta el gas carbónico y suelen ser las más espumosas. Ingerir cerveza como acto cotidiano hasta puede resultar saludable cuando se hace con moderación, por su contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Salvaguardia de amistades y encuentros, la cerveza mexicana ha ido posicionándose cada vez mejor en el gusto de la gente. No es gratuito que México, en la actualidad, sea el cuarto productor de esta bebida en el mundo, por encima de países con gran tradición cervecera como Alemania; y ocupe, además, el primer sitio como exportador de este líquido con presencia en más de 180 países.

D_MONTEJO_brewmaster.png

Aunque la cerveza es producida en el país, las empresas cerveceras más grandes de México han pasado a manos extranjeras, como el Grupo Modelo que fue adquirido por la cervecera belga Anheuser-Busch Inbev en 2013; antes, en 2010, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma pasó a formar parte de la compañía holandesa Heineken International a cambio del 20 % de acciones en la compañía internacional.

El recuento

Aunque el origen de la cerveza en el mundo data de hace seis mil años, en Yucatán, México la historia de su comercialización es bastante más reciente.

El empresario José María Ponce Solís inició la importación a la península de cervezas alemanas en 1894. Ante el inconveniente del lento y costoso traslado, dos años después, este hombre visionario incursionó en la elaboración de Mestiza, Conejo y Estrella en la quinta El Perejil, que hoy es el Centro Histórico de la capital Yucateca.

La empresa tomó, de forma legal, el nombre Cervecería Yucateca en el año 1900, fecha en que también comenzó la producción de León Negra y Carta Clara. En 1949 arrancó la edificación de una planta al oriente de Mérida, en Chuminópolis, que fue inaugurada dos años más tarde por Arturo Ponce Cantón. No obstante, la emblemática cerveza Montejo fue lanzada al mercado hasta 1960.

Montejo Calidad y Sabor.png

El negocio familiar que fue por más de 80 años la Cervecería Yucateca se disolvió en 1979, al fusionarse con Grupo Modelo, al cual sumó sus marcas Corona, Victoria, Negra Modelo y Modelo Especial. En 2002 la fábrica abandonó la península y fue trasladada a Tuxtepec, Oaxaca.

Regresa la Cervecería Yucateca

Quince años después y con la construcción de un parque industrial en tiempo récord, la Cervecería Yucateca del Grupo Modelo AB InBev ha vuelto al sitio donde nació.

Hace menos de dos años, el director general de la empresa global, Ricardo Tadeu Almeida Cabral de Soares, firmó junto con el gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, la adquisición de 300 hectáreas de terreno donde se instaló la fábrica.

Aunque ahora el corporativo ya no pertenece a empresarios mexicanos, los beneficios para la economía local son tangibles: la inversión total alcanzó los 8 mil quinientos millones de pesos y generó, durante su edificación, alrededor de mil empleos. Además, se han creado 600 empleos directos y 6 mil indirectos, cifras que se expandirán de acuerdo con el crecimiento de la empresa.

D_MONTEJO_Gabriel.png

De acuerdo con datos de la Secretaría de Fomento Económico estatal (Sefoe), el 40% de los proveedores en la nueva planta son negocios locales, subcontratados por otros más grandes.

A partir de ahora, se produce nuevamente en Yucatán la cerveza Montejo, además de la León Negra, entre otras marcas ya desaparecidas. Así, se consolida la industria cervecera en la región.

Tecnología de punta

La Cervecería Yucateca que constituye la octava planta operativa en el país de Grupo Modelo AB InBev y opera en el municipio de Hunucmá desde el pasado ocho de mayo, contempla dos fábricas: una dedicada a la producción de cerveza y otra a la fabricación de latas de aluminio.

En la primera se invirtieron 2 mil 800 millones de pesos, cuya capacidad de producción inicial es de 5 millones de hectolitros de cerveza al año, aunque la expectativa de crecimiento es lograr los 10 millones anuales en una segunda etapa y 15 millones d hectolitros en la tercera. El producto será no sólo para el consumo nacional, sino también para el mercado internacional que se exportará desde Puerto Progreso.

Para el área de elaboración de latas de aluminio y líneas de llenado de cerveza se destinaron 2 mil 200 millones de pesos. La meta es elaborar entre 720 millones y mil millones de latas anuales. La manufactura de estos envases reduce los costos de la empresa en un 30%, pues antes debía importarlos.